El Nobel de … ¿la Paz?

“¿El Premio Nobel d la Paz para la Unión Europea? El desprestigio atroz d un mundo convertido en una puta ciénaga de valores miserables”

Fue mi Twit nada más enterarme de una noticia tan repulsiva. Un punto más de decepción y de frustración añadido en esta insultante escalada sin fin de lo que es la mayor irresponsabilidad e indecencia vista en los niveles máximos de autoridad, autoridad política, económica, financiera… y parece que también social. La conciencia con esta decisión de una nueva y sorprendente, por extravagante y ya reiterada, forma de entender unos valores que en su día dieron un prestigio sin parangón a estos premios referentes.

Barroso: ‘Es un gran honor para todos los europeos”. No para mí, Sr Barroso, no quiero ser parte de otra mayoría silenciosa entendida de forma caprichosa. No es para mí honorable esta concesión, en absoluto.

Veo a Barroso recogiendo un ramo de flores, fruto de la felicitación inmediata, y sigo preguntándome qué hicieron por la comunidad civil y por la paz responsables personajes de actitud y gesto tan fácil como estúpido, personajes a los que se les ve tan minúsculos y ridículos, sobrepasados infinitamente por las realidades sociales, económicas y políticas que a diario nos abruman sin piedad sumiéndonos en una incertidumbre necia y perversamente calculada; qué hicieron por la comunidad civil y por la paz cuando, simplemente, la realidad Siria debería hacerles llorar y pedir disculpas sin parar, en clara remisión a su inoperancia y su dejadez. No me extiendo con Grecia y la violencia económica que se les sigue aplicando, con Portugal o con el futuro cercano y temible que nos acecha.

Las flores del cinismo son premio para la sonrisa de los estúpidos que esconden la incapacidad más grosera, y que, envueltas en un aparente celofán rojo de sarcasmo, pretenden maquillar con su aspecto y su aroma el tufo indecente e insoportable de lo que antaño fue (parecía) referencia de nobleza y de reconocimiento. Ya no me queda tan claro.

Un colorido Barroso es fiel imagen de tanta miseria premiada de forma tan ostentosa.
Y por ende, obscena.

La ciénaga, que crece y se desborda a pasos agigantados …

Imagen

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s