Un sábado emocionante.

EL pasado sábado 3 de marzo se celebró el Día de la percusión de Navarra en el auditorio del nuevo Conservatorio Superior de Música de Navarra, un día pleno de actividades ofrecidas por antiguos alumnos del Conservatorio Profesional y por alumnos de percusión de más de 15 escuelas de música de toda Navarra. Un día verdaderamente emocionante. Hace 25 años, el responsable de este sábado, Aurelio Zabalegui, y yo íbamos a Donosti en un 2 caballos amarillo y descapotable, que no tiraba nada, envueltos en una felicidad tan grande que incluso cuando en primavera hacía bueno, le quitábamos la capota…, y aunque todavía tirase menos, a 80 km/h. nos sentíamos más cojonudos que Thelma y Louise. Por aquel entonces había que irse de Navarra para poder estudiar entre tambores y marimbas.

El sábado fue un día emocionante, ver por segundo año consecutivo (el primero fue en Estella de la mano de Jesús Prades) la evolución de todos estos años aglutinada en un auditorio con más de 500 personas felices y extraordinariamente ilusionadas, el disfrute de todos, padres, familiares, amigos, alumnos, profesores…, y la emoción de unos locos que por aquellos años 80 decidimos irnos a ver qué futuro nos deparaba una dedicación sentida y comprometida entre tambores, Enrique, Rafa, Txus, Dani, Pablo… no creo que me deje a nadie… unos locos y afortunados románticos a los que hoy en día los tambores nos han dado una oportunidad en esta vida.

Un pequeño reproche para ese día, y concretamente para los profesores, hay un aprecio suficiente para insistir en esto de forma amable. La actividad ofrecida el sábado, como ocurre con la inmensa mayoría de los festivales, conciertos, actividades, convenciones… a las que mi trabajo me ha permitido asistir en toda España y en más de 15 países en el mundo, siempre queda cerrada a la gente propia de la percusión, familiares y amigos, alumnos y profesores. Siempre he dicho que cuando empezamos en Donosti en 1986, si preguntabas en la Estafeta a 10 personas qué era una marimba, ni una sola te contestaría; hoy, más de 25 años después, y después de esos excepcionales días y tanto trabajo, seguimos en una situación similar. Es una cuestión que todavía queda pendiente, popularizar y abrir este mundo extraordinario, y conviene insistir en ello.

Mi sábado terminó sin poder despedirme de muchos, a pocos metros y en otro auditorio, disfrutando de Andrés Suárez (excepcional) y de Pablo Milanés (sin palabras), con las emociones in crescendo de forma muy sentida. Ojalá ambos auditorios sigan ofreciéndonos oportunidades tan excepcionales, uno para no acabar considerándolo otro lamentable dispendio público a los que últimamente tan acostumbrados nos tienen, y el otro, para que pueda seguir cumpliendo con una función de difusión cultural independiente y alternativa a los dictados de este Gobierno, algo imprescindible en estos tiempos. Suerte a ambos auditorios y gracias a todos lo que hicieron de ese día un verdadero tiempo de disfrute.

Iñaki Sebastián

Percusionista. Fabricante y creador de sonidos.
Carta publicada en el Diario de Noticias el 6 de Marzo de 2012

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s