La evidente satisfacción de que las cosas están donde quieren…

¿Se puede saber el motivo por el que las ministras del nuevo gobierno tienen esa expresión después de avanzar la nueva reforma laboral? Su expresión en esta foto al acabar la rueda de prensa y la expresión que tenían al iniciarla (http://bit.ly/wevUB0) es vergonzante. Como se puede ver, es una actitud, no es una imagen puntual de un momento concreto.

La explicación a tanta satisfacción en sus rostros es sencilla, es la indecencia que, aunque se intuía porque nos lo han “avanzado” a micrófono descubierto, se confirma y se expone con la desvergüenza que dan sus gestos y sobre todo un soberbio sentir de que pueden permitirse semejantes gestos; gestos, sonrisas que delatan la sentida satisfacción de los deberes “bien” hechos, de sus intenciones perfectamente premeditadas y justificadas ante el asombro y el desconcierto de una sociedad que se antoja atemorizada y francamente decepcionante (llevamos casi 4 años de saqueos sin atisbo de una respuesta seria y con una posibilidad de pararles).

Después de avanzar una reforma laboral que ellos mismos consideran va a provocar una respuesta popular con una huelga general, con el país en una situación verdaderamente dramática para cada vez un número mayor de gente, con unas perspectivas que ellos mismos se han encargado de dejar claro que van a ser durísimas, nulas este año (el miedo, habitual y triste herramienta de los gerifaltes)…, con todo eso… ellas sonríen, sonríen y muestran una satisfacción insultante y provocadora. Despreciables ellas en sus formas y en su manera de sentir las consecuencias que su reforma va a tener sobre una parte importante de la ciudadanía, ese populacho a quien encarecida y miserablemente pidieron su voto hace tan sólo unos meses, para así poder mostrarles después su excepcional capacidad de sonreír mientras preparan satisfechas y a mandíbula batiente la estrategia de estos próximos cuatro años, esperando así sean plenamente satisfactorios para los intereses de quienes han diseñado esta masacre económica y social que dura ya casi 4 años, esos para quienes ellas trabajan tan sonrientes y fieles, rindiéndose a sus decretos sin rubor, a cambio de las prebendas establecidas y que ansiosas esperarán en su momento.

Como puede verse en esta imagen y en los primeros segundos del video, la desvergüenza en su actitud y su particular sentido de la responsabilidad, provocan la nausea y la repugnancia, la repulsión más absoluta. La indignidad y la suficiencia de poder exhibir esa indignidad sin tapujos (algo que todavía considero peor) nos va a gobernar los próximos cuatro años.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s